Maestros de almazara aprenden a ahorrar energía en la fábrica, abaratar costes y aportar valor añadido al aceite y a su producción

Saber aprovechar los residuos que genera el cultivo del olivar y la producción de aceite puede ser un modo muy eficaz para la almazara de ahorrar costes. Centenares de maestros de almazara lo aprendieron durante el XI Encuentro de Responsables y Maestros de Almazara organizado por Gea Iberia. La jornada se celebró el día 7 de septiembre en la Institución Ferial de Jaén (IFEJA) y fue inaugurada por el presidente de Gea Iberia, Álvaro Martínez; Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén; Jerónimo José Pérez, presidente del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera de la Junta de Andalucía; y Ana Cobo, delegada del Gobierno andaluz en Jaén

La primera de las mesas redondas de la jornada versó sobre cómo hacer eficaz y eficiente una fábrica de aceite conociendo la legislación medioambiental vigente. Para José Antonio La Cal, profesor de la Universidad de Jaén y socio director de Bioliza, la eficiencia energética “tiene que ir asociada a la gestión integral y a la valorización de sus subproductos”. Dejando claro que “en algunos sentidos la normativa dificulta acciones de sostenibilidad al hacer compleja la tramitación ambiental”, el experto explicó que “eficiencia energética es reducir consumo de energía manteniendo la eficacia, y debe ser considerada como un aspecto de las gestión”.

Para La Cal Herrera, la eficiencia o gestión energética no consiste sólo en reducir costes, sino también en reducir el consumo de energía, lo que tiene connotaciones medioambientales y de sostenibilidad al disminuir las emisiones a la atmósfera y aminorar la huella de carbono. Esto, según su opinión, se vincula al márketing y a la posibilidad de encontrar clientes que lo valoren.

¿Qué hacer para lograr una buena gestión energética en la almazara? A corto plazo, el experto plantea inversiones bajas y con recuperación rápida: optimización de la potencia contratada en las almazaras, cambiar hábitos de consumo y tener un sistema mantenimiento y prevención adecuados y bien protocolarizados que formen parte de la estrategia de la empresa y que no sean medidas aisladas.“Luego hay que hacer inversiones”, indica. Y señala entre ellas el invertir en sistemas eficientes de iluminación. “Hay que considerar ya la climatización: si la campaña sigue adelantándose habrá que invertir en frío para mantener buenas condiciones en todo el proceso productivo”, señala. Para ahorrar en la fábrica, el experto plantea estudiar cómo repercute el consumo energético en los costes de producción. “Hay que incidir en la fase del batido, que es donde se consume más energía. Se estima que el consumo de energía supone el 10% de los costes de producción de aceite, desde su cultivo. Sería muy interesante arañar algo aquí”, propuso.

También apuesta por trabajar la optimización en maquinaria móvil como tractores, picadoras… En cuanto al aprovechamiento de los residuos que se obtienen de la producción de aceite, indica que el del hueso de aceituna se está haciendo mal. ¿Por qué no se comercializa un producto aprovechable directamente? Se podría rentabilizar hasta 120 euros en vez de 60 que se obtienen actualmente”, explica.

En un futuro cercano, con el planteamiento de La Cal, la almazara debe convertirse “en un centro de producción de biocombustibles y energía. Con los restos de poda se pude hacer un producto para competir con el pellet. El hueso ya se está comercializando, pero el pellet tiene más recorrido que el hueso cuando no es mucho mejor combustible. Si el hueso se industrializara podría competir con el pellet, pero incluso logrando un precio más bajo. También se podría hacer con la astilla. Se trata de actividades que además permitirían romper la estacionalidad con la que trabajan actualmente las almazaras, que sólo tienen actividad tres o cuatro meses al año”, añadió. Como conclusión, La Cal insistió en la necesidad de “detectar oportunidades de mejora en la gestión, y tener un enfoque global. Conocer bien los costes, mejorar los hábitos de consumo y valorizar los productos, fundamentalmente los restos de poda, que están cerca de la almazara con toneladas de leña”.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies,
visite nuestra politica de datos

ACEPTAR
Aviso de cookies